13 Lo que la Biblia Enseña acerca de la Observancia del Sábado

Estudios Bíblicos

Quisiera hacerles una pregunta, ¿qué clase de tamales conocen ustedes? Hay varios tipos de tamales: negros, tamales colorados, de Chipilín, dulces, salados, de elote de los que comen con crema, en occidente se hacen  dulces y luego se  doran en el comal.

En Quetzaltenango, hacen los tamalitos de viaje: esos que los parten en rodajas y los ponen a tostar en El Comal y qué se come en vez de tortilla o de pan con frijolitos colados.  ¿Cuál la única forma de saber que un tamal está bueno? Sólo hay una forma de saberlo Y es probándolos.

Podemos pasar hablando todo sobre tamales todo el día,  de sus ingredientes, del sazón etcétera.  Pero la única manera de poder saber con exactitud si algo es rico y delicioso es probándolo. 

Lo mismo pasa en la vida cristiana,  y especialmente, con relación al tema que tiene que ver con el día de descanso, es decir, el sábado. 

Hay  mucha desinformación sobre el tema del sábado, en el medio de las tantas congregaciones religiosas que existen, unos dicen  que era para los judíos, que eso era la ley de Moisés, que fue clavado en la cruz del Calvario con la muerte de Jesús.

Que  eso es sólo para los haraganes, para los que no quieren trabajar,  y eso es estar bajo la maldición de la ley.  No se hace absolutamente nada, no se puede comer, no se puede bañar, no puede viajar.

Pero la verdad, es que la Biblia enseña otra cosa en relación a la verdad del sábado. El mayor problema del hombre moderno,  es que el hombre está dispuesto a creer lo que la gente dice estar dispuesto a creer, lo que sus dirigentes religiosos dicen¡; lo que dice el pastor; lo que enseña la iglesia; a seguir tradiciones familiares y no preguntarle a la única fuente de autoridad que existe la palabra de Dios, las escrituras.

Están dispuestos a creer lo que otros dicen, lo que otros enseñan y no así lo dice Jehová. Hoy vamos a tener un tema que para que empecemos a preguntarnos realmente lo que creemos, lo hemos cuestionado alguna vez diciendo. 

¿Será que estoy bien fundamentado? y ¿estamos dispuestos a creer lo que la Biblia realmente enseña? y no lo que alguien me pueda decir, ya seaun líder. Ya sea mi pastor, o mi dirigente máximo.

¿Por qué no dejamos que la Biblia hoy nos enseña y nos aclare sobre esta verdad? 

Results

#1. ¿Qué hizo Dios con el sábado? Génesis 2:1-3 ? Génesis 2:1-3 Así quedaron terminados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos. 2Al llegar el séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. 3Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora. 4Esta es la historia de la creación

#2. ¿En qué día se deben hacer los preparativos? Éxodo 16:22, 23 ? Éxodo 16: 22,23 Pero el día sexto recogieron el doble, es decir, cuatro litros por persona, así que los jefes de la comunidad fueron a informar de esto a Moisés. 23—Esto es lo que el Señor ha ordenado —les contestó—. Mañana sábado es día de reposo consagrado al Señor. Así que cuezan lo que tengan que cocer, y hiervan lo que tengan que hervir. Lo que sobre, apártenlo y guárdenlo para mañana.

#3. ¿Cuándo comienza el sábado? Levítico 23:32 ? Levítico 23:32 Será para ustedes un sábado de solemne reposo, y deberán observar el ayuno. Este sábado lo observarán desde la tarde del día nueve del mes hasta la tarde siguiente».

#4. ¿Dónde debemos asistir el sábado? S. Lucas 4:16 ? San Lucas 4:16 Fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura,

#5. ¿Qué se puede hacer el sábado? S. Mateo 12:12 ? San Mateo 12:12 ¡Cuánto más vale un hombre que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer el bien en sábado.

#6. ¿Qué promesa hace Dios al que es fiel? Salmos 37:25 ? Salmo 37:25 He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan.

#7. ¿Qué protección brindará Dios a quien le obedece? Deuteronomio 11:13-15 ? Deuteronomio 11:13-15 »Si ustedes obedecen fielmente los mandamientos que hoy les doy, y si aman al Señor su Dios y le sirven con todo el corazón y con toda el alma, 14entonces él enviará la lluvia oportuna sobre su tierra, en otoño y en primavera, para que obtengan el trigo, el vino y el aceite. 15También hará que crezca hierba en los campos para su ganado, y ustedes comerán y quedarán satisfechos.

finish

¿QUÉ DEBO HACER?

1. Obedecer fielmente lo que Dios manda. (Santiago 4: 17)

2. Confiar plenamente en Jesús. (Filipenses 4: 13)

DATOS PERSONALES LECCION 13- CÓMO GUARDAR EL SABADO
MI RESOLUCIÓN

Decido ser obediente a Dios y guardar fielmente el santo sábado, siguiendo el ejemplo de Jesús.

MI DECISIÓN *
INFORMACIÓN
PERSONAL DEL ESTUDIANTE

ESTUDIO ADICIONAL

La forma de respetar el sábado.

Dios re- quiere la cesación del trabajo regular (Éxodo 20:8- 11; 31:13-18, 34:21). No se debe comprar ni vender (Nehemías 10:31; 13:15-20). Lo más indicado es asistir a un culto religioso (Levítico 26:2; Hebreos 10:2-5; S. Lucas 4:16; Hechos 17:2). También es propio realizar obras de bien (S. Marcos 3:4; S. Mateo 12:12).

Dios ayuda a quienes lo obedecen.

Es necesario cumplir la voluntad de Dios (S. Mateo 7:21). Hay que obedecer todo lo que Dios man- da (Santiago 2:10). El motivo de la obediencia es el amor (S. Juan 14:15). Cuando guardamos el sábado recibimos las bendiciones prometidas (Deuteronomio 11:26, 27; Isaías 41:10; Salmos 37:25; Isaías 58:13, 14).

La restauración del sábado

A causa de la apostasía de la Iglesia Cristiana, el sábado fue cambiado por “el venerable Día del Sol”, o sea el domingo. Pero la Santa Biblia había predicho que la observancia del santo manda- miento sería restaurada por un pueblo que sería llamado “reparador de portillos” (Isaías 58:12, 13). Dicho pueblo “guardan los mandamientos de Dios” (Apocalipsis 12:17; Isaías 66:23).

Por eso, la Iglesia Adventista del Séptimo Día respeta el día del Señor. Cada sábado, en todos los rincones del mundo, se reúnen millones de perso- nas para alabar y adorar a Dios.

El culto sabático

La parte central de la celebración del sábado la constituye el culto de adoración a Dios. Se celebra en la mañana y consta de una escuela para el estudio de la Santa Biblia. Luego viene el culto pro- piamente dicho, cuya parte central es la predicación a cargo de un ministro o laico. Los fieles participan activamente por medio del canto, la oración, la lec- tura de la Biblia y las ofrendas. La tarde se dedica a descanso, la lectura y meditación, la actividad misionera y una reunión dedicada a los jóvenes.

¿Cuál es la verdad?

Siendo que tantos millones de cristianos santifi- can el domingo, muchos se preguntan perplejos: “¿Quién estará en lo cierto?” Nada más fácil de resolver. Debemos preguntarnos con absoluta sinceridad: “¿Cuál es la verdad?” Luego, cuando la hayamos descubierto en la Biblia, debemos obedecerla fielmente.

Sabemos que la Biblia contiene la verdad (S. Juan 17:17). La Biblia establece como único día de descanso el sábado. Y “la palabra de Dios perma- nece para siempre” (Isaías 40:8).

Jesús es la revelación más pura de la verdad. Su misión era dar “testimonio de la verdad” (S. Juan 18:37). Y Jesús guardó únicamente el sábado. Nos enseñó que debemos seguir su ejemplo (S. Juan 13:15, 17). “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

La ley de Dios es la verdad (Salmos 119:142). En la ley se especifica claramente a santidad del sábado. Y los mandamientos han sido establecidos para siempre (Salmos 119:152).

Dios es la fuente suprema de la verdad; Jesús, la Biblia y la ley son exponentes de la verdad, y en- señan definidamente la santidad del sábado. ¿Qué haremos? Ojalá digamos: “Escogí el camino de la verdad”. (Salmos 119:30).

¿Por qué guardo el sábado?

Si alguien nos preguntara: “¿Por qué respeta usted el sábado?”, podríamos darle 6 razones incontrovertibles.

  1. Porque creo que hay un día del Señor, el sábado (S. Marcos 2:27, 28).
  2. Porque quiero ser un cristiano cabal. Para ello debo seguir en los pasos de Jesús (1 S. Pedro 2:21). Jesús respetó celosamente el sábado, y dijo que no había venido a cambiar los mandamientos (S. Mateo 5:17, 18). Por lo tanto, debo respetarlo.
  3. Porque no cabe duda que si Cristo, la Virgen María y los apóstoles estuvieran hoy en

la tierra, guardarían fielmente el sábado (Hebreos 13:8).

  1. Porque quiero ser un fiel hijo de Dios; fue él quien creó el sábado.
  2. Porque creo en la Biblia. Ella me dice explí- citamente que el sábado es santo.
  3. Porque quiero estar con Jesús en el cielo.

Allí se guardará el sábado (Isaías 66:22, 23).