03 La Oración y La FE

La fé de Jesús

Como seres humanos, tenemos distintos medios para comunicarnos, el teléfono, el internet,  la prensa escrita, la radio, la televisión, las redes sociales.  En algún momento estos medios presentan fallas técnicas que interrumpen  la comunicación.  Algo que puede llegar a ser fatal en algunos casos.

Los seres humanos tenemos una línea directa al cielo, que nunca está ocupada, ni presenta fallas técnicas, y es la oración.  Si tu deseas comunicarte con Dios hazlo por medio de la oración, ten la seguridad de que Dios te va a escuchar y va hacer el milagro que necesitas.

Una familia recibió la noticia que su anciano padre tenía un tumor en el estómago del tamaño de un melón.  No sabían si era maligno o no, pero en su angustia compartieron con sus amigos la noticia y les pidieron que empezaran a orar por ellos. Pasaron los días, y las semanas, y cuando le fueon a la consulta médica, se llevaron la grata sorpresa de que no había ningún tumor.

Cuando el pueblo de Dios ora, suceden cosas maravillosas. ¿Quizas en en estos momentos tu hijo se ha extraviado en el mundo de las drogas y los vicios y no sabes que hacer? Cómo duele ver a un hijo a quien amas perdido, que se está destruyendo.  Ven a Jesús y deja todo en sus manos.

¿Quizás tu matrimonio se está rompiendo en mil pedazos, soñabas con ser feliz, pero vives un infierno de donde no puedes salir? ¿Estás pensando dejar a tu esposa, a tus hijos y tratar de salir de la pesadilla en que vives? Ven a Jesús en oración, él es la respuesta para tu matrimonio.

¿Quizás en esta hora estás sufriendo una enfermedad que no te deja ser feliz? ¿Necesitas un milagro? Ven a Jesús y presenta tu enfermedad y deja que Dios sane tu cuerpo y tu alma. ¿Tienes crisis económica y no sabes como sacar adelante a tu familia? El medio para comunicarte con Dios es la oración, dile a Él tus penas y tus angustias y Él te responderá.

¿Quieres saber cómo enfrentar los problemas y la crisis? ¿Hay quienes frente a los problemas tratan de ocultarlos o evadirlos? 

Si deseas continuar con el estudio adicional de la lección dale play

Results

#1. ¿Cómo nos comunicamos con Dios? (Daniel 9:3) ? Daniel 9:3 Entonces me puse a orar y a dirigir mis súplicas al Señor mi Dios. Además de orar, ayuné y me vestí de luto y me senté sobre cenizas.

#2. ¿Qué es la oración? (1 Samuel 1:9-15) ? 1 Samuel 1:9-15 Una vez, estando en Siló, Ana se levantó después de la comida. Y a la vista del sacerdote Elí, que estaba sentado en su silla junto a la puerta del santuario del Señor, 10con gran angustia comenzó a orar al Señor y a llorar desconsoladamente. 11Entonces hizo este voto: «Señor Todopoderoso, si te dignas mirar la desdicha de esta sierva tuya, y si en vez de olvidarme te acuerdas de mí y me concedes un hijo varón, yo te lo entregaré para toda su vida, y nunca se le cortará el cabello». 12Como Ana estuvo orando largo rato ante el Señor, Elí se fijó en su boca. 13Sus labios se movían, pero, debido a que Ana oraba en voz baja, no se podía oír su voz. Elí pensó que estaba borracha, 14así que le dijo: —¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino! 15—No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy solo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.

#3. ¿Cuánto poder tiene la oración sincera? (Santiago 5:16) ? Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.

#4. ¿En nombre de quién debemos orar? (San Juan 14:13) ? San Juan 14:13 Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo.

#5. ¿Contesta Dios las oraciones? (S. Mateo 7:7-11) ? San Mateo 7:7-11 7 »Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. 8Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. 9 »¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 10¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? 11Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!

#6. ¿Que es la fé? (Hebreos 11:1, 6) ? Hebreos 11:1,6 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. 6En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

#7. ¿Cómo se desarrolla la fé? (Romanos 10:17) ? Romanos 10:17 Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.

finish
 

¿QUE DEBO HACER?

1. Orar tres veces al día

2. Practicar la oración privada

3. Pedir cosas convenientes

4. Pedir con fe

DATOS PERSONALES LECCION 3 - LA ORACIÓN Y LA FE
MI RESOLUCIÓN
Creo que la Santa Biblia es inspirada por Dios. La acepto como regla de fe. Prometo estudiarla diariamente.
MI DECISIÓN *
INFORMACIÓN
PERSONAL DEL ESTUDIANTE

ESTUDIO ADICIONAL 

– Conviene orar asiduamente(S. Lucas 18:1; Romanos 12:12). El mejor programa es orar tres veces por día (Daniel 6:10) Hay que tener un espíritu constante de oración (1 Tesalonicenses 5:17).

– Asuntos por los cuales orar. Agradecimiento (Filipenses 4:6). Pedidos diversos (Santiago 1:5; S. Juan 15:7). Confesión de tos pecados (Daniel 6:10; Salmo 32:3-6). Hay que pedir por las necesidades ajenas (Job 42:10).

– Condiciones para que Dios conteste las oraciones. Pedir egoístamente (Santiago 4:3). Las dudas (Santiago 1:6). Falta de espíritu de perdón (S. Mateo 6:14, 15). El pecado abrigado en el corazón (Salmo 66:18). Desobediencia a la santa ley de Dios (Proverbios 28:9).

– Dios promete contestar las oraciones

(Salmo 3:4; 40:1, 2; S. Mateo 7:7-12).

¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

«Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo… La oración es la llave en la mano de la fe para abrir el almacén del cielo, donde están atesorados los recursos infinitos de la Omnipotencia«. (Elena G. de White, El camino a Cristo, Págs. 93, 95).

CLASES DE ORACIÓN

El rezo consiste en la recitación de una oración ya escrita. El más famoso es el Padrenuestro, dado por Jesús. La oración es hablar con Dios, con nuestras propias palabras, para contarle las necesidades que nos afligen.

Existen varios tipos de oración. La oración pública trata asuntos colectivos. En la oración familiar se mencionan problemas del hogar. La oración por los alimentos tiene por fin agradecer a Dios por ellos y pedir su bendición (S. Lucas 24:30; 22:19). La oración más provechosa para el alma es la privada. Existe también la oración mental, que se eleva sin palabras audibles.

PARTES DE LA ORACIÓN

Se comienza diciendo: «Padre nuestro» (S. Mateo 6:9), y luego se sigue con lo que se desea decir o pedir a Dios. Se termina en el nombre de Jesús (S. Juan 16:23) y con la palabra «Amén, que significa «así sea».

MARAVILLOSOS EFECTOS DE LA ORACIÓN

El famoso médico Alexis Carrel, opinó: «La oración es la más poderosa forma de energía que cabe generar. Es una fuerza tan real como la gravedad terrestre. Como médico, he visto a hombres que después del fracaso de todos los procedimientos curativos, han vencido la enfermedad y melancolía por el sereno esfuerzo de oración».

«Presentad a Dios [en oración] vuestras necesidades, tristezas, gozos, cuidados y temores. No podéis agobiarle ni cansarle…. Su amoroso corazón se conmueve por nuestras tristezas y aun por nuestra presentación de ellas. Llevadle todo lo que confunda vuestra mente. Ninguna cosa que de alguna manera afecte vuestra paz es tan pequeña que él no la note… Ninguna calamidad puede acaecer al más peque de sus hijos, ninguna ansiedad puede asaltar el alma, ningún gozo alegrar ninguna oración sincera escaparse de labios, sin que el Padre celestial lo note sin que tome en ello un interés inmediato. (Elena G. de White, El camino a Cristo Págs. 100, 101).

ILUSTRACIONES

Cierta caja fuerte para ser abierta necesitaba 18 llaves. Pero el gerente tenía una llave maestra que solo abría la caja. De la misma manera, podemos intentar resolver los problemas con muchas llaves cuando la oración puede abrirnos depósitos de bendiciones del cielo.

Conversaban dos cristianos. Uno decía: «Estoy desanimado porque Dios no contesta mis oraciones». «¡Qué raro! A mi siempre me las contesta -dijo el otro, y agregó-: A veces me contesta que sí, o veces me dice: Espera un poco; y alguna vez me ha dicho que no. Pero siempre contesta».