10 Lo que la Biblia enseña acerca del juicio.

La fé de Jesús

María era una ciudadana de uno de los países del África Central,  ella había comenzado estudiar las escrituras, había conocido a Jesús y obviamente al estudiar la escritura y conocer a Jesús había encendido una llama en su corazón y un deseo ferviente de entregarle su vida Jesús.

Emocionada, por supuesto por lo que ella había conocido,  fue con su esposo a compartirle esta verdad porque anhelaba convertirse en una cristiana y obviamente esperaba que también su esposo reacciona de la misma manera.

Cuál fue la sorpresa de María cuando le contó a su esposo lo que ella había conocido,  él dijo:  No quiero que en mi hogar está clase de religión, y sigues estudiando la Biblia y con esa religión te mataré.

Sin embargo, a pesar de las palabras que el esposo de María le dijo,  ella siguió perseverante,  obviamente,  estaba un poco preocupada  y si se había desanimado por algún instante, pero cobró fuerza en las promesas que había encontrado en la Biblia en la fe cristiana y siguió adelante antes de salir al servicio bautismal.

Ella se   puso de rodillas de manera respetuosa, frente a su esposo y le dijo que iba a ser bautizado,  que había conocido a Jesús y que necesitaba entregarle su vida Jesús.

Si vuelves bautizada, dijo el esposo tomando un gran cuchillo, que usaba para cacería y vociferando en el oído de su amada esposa María,  te dije que no quiero. El día que lo hagas, te mataré, colocando el cuchillo frente a ella.

María determinada seguir a su señor, salió con las amenazas de su esposo recordando todavía en sus oídos las palabras aterradoras que su esposo le había dicho.   Era terrible la situación de María. 

Antes de entrar en el agua para ser bautizada de sus pecados, dedicó su vida a su Salvador,  sin saber si ese mismo día le tocaría también entregar su vida por el señor o Morir.

Sin embargo, la paz de Dios llenó su corazón durante la ceremonia bautismal, y después de su bautismo decidió regresar a casa.  Ella misma tomó el cuchillo con que el esposo la había amenazado,  y se lo llevó y le preguntó: ¿Has sido bautizada?

Sí le contestó María,  aquí está el cuchillo, puedes matarme y él le dijo: ¿estás lista para morir? Sí, lo estoy.   El marido quedó tan asombrado ante el valor de María,  el esposo dejó de sentir deseo de matarla.

¿Crees que vale la pena arriesgar la vida por bautizar?, ¿Crees que vale la pena perder todo lo que tienes por causa de tu bautismo?, ¿Crees que vale la pena renunciar a los placeres de este mundo por entregarte a Jesús en el santo bautismo?

Personalmente, creo que vale la pena arriesgarlo todo por causa de entregarnos a Jesús en el santo bautismo ¿estás listo para hacerlo Te invito a que lo hagas?, 

Levántate, no te detengas. Entrégate a Jesús, dile estoy de acuerdo completamente. Vale, la pena arriesgarlo todo por Jesús.

Results

#1. ¿Sobre qué hará Dios el juicio? (Eclesiastés 12:13-14) ? Eclesiastés 12:13,14 El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre. 14Pues Dios juzgará toda obra, buena o mala, aun la realizada en secreto.

#2. ¿Cuántos comparecerán ante el juicio? (2 Corintios 5:10) ? 2 Corintios 5:10 Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.

#3. ¿Quién es el abogado? (I Juan 2:1) ? 1 Juan 2:1 Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.

#4. ¿Dónde están registradas nuestras acciones? (Apocalipsis 20:12) ? Apocalipsis 20:12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros.

#5. ¿Quiénes son los testigos? (S. Mateo 18:10) ? Mateo 18:10 »Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial.

#6. ¿Quién es el juez? (S. Juan 5:22, Hechos 10:42) ? San Juan 5:22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo, Hechos 10:42 Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos.

#7. ¿Por cuál código seremos juzgados? (Santiago 2:10-12) ? Santiago 2:10 Porque el que cumple con toda la ley, pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.

#8. ¿Cuál será la sentencia? (S. Mateo 25:31-46) ? San Mateo 25:31-46 »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda. 34 »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. 35Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; 36necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”. 37Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? 39¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”. 41 »Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; 43fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron”. 44Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?” 45Él les responderá: “Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí”. 46 »Aquellos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».

finish
 

¿QUÉ DEBO HACER? 

1. Creer y obedecer a Jesús (S. Juan 5:24)

2. Temer a Dios y guardar sus mandamientos (Eclesiastés 12:13)

DATOS PERSONALES LECCION 10 - el juicio
MI RESOLUCIÓN

Acepto a Jesús como mi abogado. Deseo respetar los mandamientos.

MI DECISIÓN *
INFORMACIÓN
PERSONAL DEL ESTUDIANTE

ESTUDIO ADICIONAL  

– Habrá un juicio. Dios ha establecido un día para juzgar (Hechos 17:31). Serán juzgadas aún las cosas ocultas (Romanos 2:16).

– Todos comparecen ante el Juez. Todos estarán ante el tribunal de Cristo (Romanos 14:10). También los ángeles malos serán juzgados (S. Judas 6). Cada uno responderá por sus acciones (S. Mateo 12:36; romanos 14:12; Eclesiastés 11:9). El juicio comenzará por la casa de Dios (1 Pedro 4:17). Serán juzgados los justos y los impíos (Eclesiastés 3:17). Es imposible engañar a Dios (Calatas 6:7).

– Los registros. El juicio se hace con ayuda de los registros que hay en el cielo (Apocalipsis 20:12). Existen varios libros: a) De la vida (Apocalipsis 20:12). b) De memoria (Malaquías 3:16). c) De los pecados (Isaías 65:6, 7; S. Mateo 12:36, 37).

– La norma del juicio. La norma suprema es la santa ley de Dios (Romanos 7:7; Santiago 2:12; Eclesiastés 12:13, 14). También seremos juzgados de acuerdo con las enseñanzas y el Evangelio de Jesús (S. Juan 12:48; Romanos 2:16). 
 

LA REALIDAD DEL JUICIO 
 

El profeta Daniel vio el dramático momento del comienzo del juicio (Daniel 7:9, 10).

Diversas autoridades religiosas se refieren a ese momento. «Y cada uno tendrá que dar cuenta ante el tribunal de Dios, de su propia vida, según el mismo haya elegido obrar el bien o el mal» (Los documentos del vaticano II, pág. 209).

«Jesús volverá al mundo al fin de los tiempos, para ejercer su poder de juez soberano. Este juicio llamado público, universal, último, es necesario para justificar la Divina Providencia, glorificara Jesucristo, alegrara los justos, y confundir a los impíos» (Hillaire, La religión demostrada, pág. 500). 
 

EL TIEMPO DEL JUICIO 

Daniel en su profecía del capítulo 8:14, establece que al final del período de 2.300 años «el santuario será purificado». El santuario era la casa de culto de los judíos. Una vez al año se realizaba una imponente ceremonia de juicio. Pero la Biblia explica que en el cielo está el verdadero santuario (Hebreos 8:2, 5). La purificación de este santuario celestial no es otra cosa que el comienzo del juicio investigador, el que comenzó al finalizar los 2.300 años, o sea en 1844. 

EL ABOGADO DEFENSOR 

El Señor Jesús desempeña un papel importante en el juicio. El Padre le encomendó la tarea específica de juzgar (1 Juan 5:22, 27; Hechos 10:42). » Dios, para glorificar la humanidad de su divino Hijo, le confió el juicio de los hombres. Todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo» (Hillaire, La religión demostrada pág. 508).

Sin embargo, la tarea más significativa de Jesús es la de abogado e intercesor. Daniel relata que estando el juicio en acción, se presenta nuestro Señor Jesucristo y es llevad hasta el Padre (Daniel 7:9, 13). Allí intercede por nosotros (1 Timoteo 2:5); (Hebreos 7:25).

El pecador debe acudir confiadamente Jesús, su abogado (Hebreos 4:16). Cuando  nos hemos arrepentido sinceramente después de confesar todos nuestros pecados Jesús se hace cargo de nuestra causa y actúa como eficaz abogado (1 Juan 1:9; 2:1). 

SEGURIDAD EN EL JUICIO 

La seguridad para el juicio consiste el apartarse completamente del pecado (Ezequiel 18:20-22, 27). Luego vendrá Jesús y pagará a cada uno según sus obras (S Mateo 16:27). Pero no habrá ningún problema con aquellos que se han mantenido fieles y firmes hasta el fin (Apocalipsis 2:10, 3:5).

Creyendo en Jesús, andando en su luz y confiando plenamente en Él, podemos tener la absoluta seguridad de obtener un fallo favorable en el juicio (1 Juan 1:7; S. Juan 5:24). 

ILUSTRACIONES 

En un día crudo de invierno, un desalmado propietario insultó a una viuda y la expulsó de la choza en que vivía con su hijito de ocho años.

El niño llegó a ser un gran pintor. Sobre el lienzo imprimió la triste escena que presenció en su niñez, la expuso, y miles viéndola se indignaban. El culpable, al ver el cuadro tembló. Ofreció una suma fabulosa para adquirirlo y destruirlo, pero todo en vano. De la misma manera, cada pecador en el día del juicio volverá a encontrar cada acción buena o mala que haya realizado.

Leave a Comment