08 Lo que la Biblia Enseña acerca del Perdón

La fé de Jesús

Había un joven llamado Ricardo,  quién hizo sufrir mucho  a sus padres, a tal punto que un día muy disgustado abandonó la casa y se fue para otro lugar. No mucho tiempo después, sufrió un terrible accidente que le costó la pérdida de ambas piernas.

Sus padres, al enterarse de la terrible, situación que enfrentaba Ricardo fueron hacia el hospital donde se encontraba su hijo al momento del encuentro, se miraron, luego se abrazaron y los tres lloraron el papa la mamá y su hijo Ricardo.

El muchacho con mucha humildad, dijo: Gracias papá y mamá por venir; quiero decir papá y mamá que me perdonen todo lo malo que he sido con ustedes.  El  padre le respondió  te  hemos perdonado. Y ahora mucho más Ricardo. 

Entonces Ricardo volvió a decir: No me importa vivir sin piernas sabiendo que ustedes me han perdonado todas las ofensas  que les he ocasionado, siento paz en mi corazón. 

Al escuchar esto de ti papá, Perdón perdón, perdón decía con lágrimas Ricardo mientras abrazaba fuertemente a sus padres.

 La palabra perdón forma parte de nuestro vocabulario,  y por tanto, nosotros utilizamos esta expresión cuando hemos ofendido muchas personas para ponerle fin a esos conflictos.

En la santa Biblia, también existe la palabra perdón y se refiere a la reconstrucción o a la reconciliación entre Dios y nosotros, por eso el perdón es una necesidad profunda en nuestra relación con Dios  y con nuestro prójimo.

Cuando el hombre solicita el perdón y Dios le concede dicho Perdón, entonces se restablece una armoniosa relación de paz amor y amistad entre Dios nuestro creador y entre nosotros sus criaturas.

Results

#1. ¿Gracias a quién y a qué somos salvos? (1 Pedro 2:24) ? 1 Pedro 2:24 Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.

#2. ¿Cuánto cuesta la salvación? (Romanos 3:23-24) ? Romanos 3:23, 24 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, 24pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.

#3. ¿Qué reconocimiento sincero debe experimentar el pecador?(S. Lucas 18:10-14) ? San Lucas 18:10-14 «Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos. 11El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo”. 13En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!” 14 »Les digo que este, y no aquel, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

#4. ¿Qué sentimiento profundo es indispensable? (Hechos 2:37-38) ? Hechos 2:37,38 Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: —Hermanos, ¿qué debemos hacer? 38—Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo.

#5. ¿Qué se debe hacer con los pecados? (Salmos 32:3-5) ? Salmo 32:3-5 Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. 4Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Selah 5Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado.

#6. ¿Qué maravilloso ofrecimiento hace Dios? (Isaías 1:18). ? Isaías 1:18 Vengan, pongamos las cosas en claro —dice el Señor—. ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!

#7. ¿Cuan completo es el perdón Divino? (Isaías 43:25) ? Isaías 43:25 »Yo soy el que por amor a mí mismo borra tus transgresiones y no se acuerda más de tus pecados.

#8. ¿Perdona Dios a quien no perdona a su prójimo? (Mateo 6:13-14) ? San Mateo 6:13,14 Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno”. 14 »Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

finish

¿QUÉ DEBO HACER? 

1. Arrepentirme de todo corazón (Hechos 3:19)

2. Confesar todos los pecados (1 Juan 1:9)

3. Experimentar la conversión (Ezequiel 36:25-27)  

DATOS PERSONALES LECCION 8 - Lo que la Biblia enseña acerca del perdón de pecados.
MI RESOLUCIÓN

Pido humildemente perdón por mis pecados. Creo que Dios me perdonará. Quiero vivir una vida santa en Jesús.

MI DECISIÓN *
INFORMACIÓN
PERSONAL DEL ESTUDIANTE

ESTUDIO ADICIONAL 

– Pasos para obtener el perdón:

1) Reconocimiento de la condición de pecador (1 Juan 1:8; Salmo 51:2, 3). Juan 1:8; Salmo 51:2, 3). 2) Arrepentimiento sincero (Hechos 3:19; S. Lucas 3:8; 13:3-5). 3) Aceptación de Jesús como único Salvador (Hechos 4:12; 5:31; 10:43). 4) Confesión. La confesión es indispensable (Salmo 32:1-5; Proverbios 28:13). Debe nombrar el pecado cometido (Levítico 5:5). Pagará por los daños causados (Levítico 6:4). La confesión debe ser hecha a Dios (1 Juan 1:9; Isaías 1:18; Salmo 103:3. 5) Conversión (2 Crónicas 7:14; Hechos 3:19). 

– El maravilloso perdón de Dios. Dios perdona completamente (Isaías 43:25; Hebreos 8:12; 10:17). El perdón es gratuito (Romanos 3:24). Somos perdonados en el acto (S. Lucas 23:39-43).

Obtener el perdón es como arreglar una cuenta pendiente. El pecador no tiene con qué pagar la deuda; pero Jesús la pagó por él en la cruz del calvario y ofrece los méritos de su sacrificio al que desee aceptarlos.

Arrepentimiento. El arrepentimiento verdadero comprende dolor sincero y profundo por haber pecado (2 Corintios 7:10). El arrepentimiento es indispensable para obtener el perdón (Hechos 2:37, 38).

-Confesión. Los pecados deben ser declarados a Dios, porque él puede perdonarlos. No puede haber perdón a menos que haya sincera y completa confesión (Proverbios 28:13). «La confesión de nuestros pecados, ya sea pública o privada, debe ser de corazón y voluntaria. No debe ser arrancada al pecador. No debe hacerse de un modo ligero y descuidado. La verdadera confesión es siempre de un carácter específico y reconoce pecados particulares… La confesión no es aceptable para Dios si no va acompañada por un arrepentimiento sincero y una reforma. Debe haber cambios decididos en la vida; todo lo que ofenda a Dios debe dejarse. Tal será el resultado de una verdadera tristeza por el pecado» (E. G. de White, El Camino a Cristo, Págs. 38, 39).

-Conversión. Como resultado directo del arrepentimiento y la confesión se produce un cambio radical en el carácter del pecador. «Si alguno está en Cristo nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas» (2 Corintios 5:17).

«Los que llegan a ser nuevas criaturas en Cristo Jesús producen los frutos de su espíritu:

Amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza».

Ya no se conforman con las concupiscencias anteriores, sino por la fe sigue pisadas del Hijo de Dios, reflejan su  carácter y se purifican a sí mismos como Él es. Aman ahora las cosas que en un tiempo aborrecían y aborrecen las cosas que un tiempo amaban. El que era orgulloso y dominador ahora  es ahora manso y humilde de corazón. El que era vano y altanero es ahora es discreto. El que antes era borracho, es; sobrio; y el que era libertino, puro» (E.G. White, El camino a Cristo, págs. 58).

 –Justifícación. «Justificados, pues, por tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo… Porque cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos… Mas Dios muestra su  amor para con nosotros, en que siendo pecadores, Cristo murió por nosotros, mucho más, estando ya justificados por su sangre, por él seremos salvos de la ira. (Romanos 5:1, 6, 8, 9). 
 «El perdón de Dios va mucho más allá perdón del pecado. Dios no sólo perdona sino que justifica. Esto significa que el  hombre está realmente sin culpa delante de  Dios» (Billy Graham, El mundo en llamas Pág. 167).

 -Santificación. Después de la justifica con la ayuda de Dios, hay que mantenerse sin caída (S. Judas 24). No debe haber pecados voluntarios (Hebreos 10:26). El secreto de la santificación es crecer en el conocimiento de Dios (Colosenses 1:10 única forma de obtener esa experiencia de  progreso continuo, es estar íntimamente ligado con Jesús y confiar en su palabra (Gálatas 2:20; Romanos 8:37). 
 «Nuestro crecimiento en la gracia, nuestro gozo, nuestra utilidad, todo depende de nuestra unión con Cristo. Sólo estando en  comunión con él diariamente permaneciendo en él cada hora, es como hemos de crecer en la gracia. Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo» (E. G. de White, El camino a Cristo,  Pág. 69, 70). 
 

ILUSTRACIÓN 

Un niño indio oró: «Querido Jesús, hazme como tú eras cuando tenías seis años como tengo yo». Este es el secreto de la santificación.