Internacionales

Se insta a los dirigentes mundiales de la iglesia a ser ejemplos de estilo de vida saludable

Asistentes a la Doceava Cumbre Mundial de Liderazgo se preparan para toma de fotografía grupal en las escaleras de un hotel en Montego Bay, Jamaica, el 6 de febrero de 2019. Imagen por Andrew McChesney, Adventist Mission

12 de febrero de 2019 | Montego Bay, Jamaica | Andrew McChesney, Adventist Mission

Mientras los dirigentes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día mundial disfrutaban de una mayor salud corporal después de una semana de ejercicio físico y alimentos de origen vegetal en una Cumbre Global de Liderazgo, en Jamaica, el presidente de la iglesia, Ted N. C. Wilson, los instó a mantener un estilo de vida saludable y a ser ejemplos vivientes del mensaje adventista de salud ante el mundo.

El presidente Wilson abogó por un estilo de vida equilibrado y centrado en Cristo, libre de carne y cafeína, en su discurso final durante la doceava reunión anual de liderazgo celebrada este año en Montego Bay, Jamaica.

“El enfoque ha sido el de Misión en las Ciudades y Ministerio de Salud Integral”, dijo, haciendo notar que la cofundadora de la iglesia adventista, Elena G White, percibió el mensaje de salud sostenido por la iglesia, como un método designado por Dios para alcanzar con el evangelio a las personas que viven en las ciudades.

Director de ministerio de salud de la iglesia adventista, Peter Landless, dirige un panel de expertos sobre salud en la Cumbre Mundial de Liderazgo, en Montego Bay, Jamaica, el 6 de febrero de 2019. Imagen por Andrew McChesney, Adventist Mission

“Viniendo de la tierra de las especias, voy a regresar a casa para hacer un cambio radical en mi cocina”, dijo Edison Samraj, director de ministerio de la salud de la División Sudasiática, con sede en India. “Mi lista de compras va a ser ahora muy diferente”.

“Perdí cuatro libras”

Elie Weick-Dido, presidente de la División del África Central Occidental, dijo que en el pasado había sido un campeón ciclista, pero que había descuidado el ejercicio durante sus estudios para llegar a ser un pastor y luego un dirigente de la iglesia. Anunció sus planes de volver a ponerse en forma, después de una semana de alimentación totalmente vegetariana, sin inclusión de huevos o productos lácteos, servida en un bufet especial ofrecido en el hotel, y de ejercicio físico diario, incluyendo una breve sesión de ejercicio físico de cinco minutos de duración entre los seminarios de la reunión, dirigido por Jason Miguel Aragón, un catedrático de la escuela de medicina de la Universidad Montemorelos, en México.

“Durante esta sesión perdí 4 libras”, dijo lleno de emoción el presidente Weick-Dido. Cuatro libras representan casi dos kilogramos. “Y deseo pedirles a los presentes en esta sesión, que oren por mí, para que pueda continuar haciéndolo”.

Otros dirigentes de la iglesia dijeron que esta sesión cumbre había fortalecido su resolución de mantener un estilo de vida saludable. Roger E. Robertsen, presidente de la iglesia en Israel, describió la forma como la cocina saludable de su esposa había ayudado a revertir un bloqueo cardiaco. Fred Hardinge, un ex director asociado de ministerio de la salud de la iglesia mundial, el cual dirigió varios seminarios cumbres de salud y fue coorganizador de sus menús, dijo que había perdido poco más de 13 kilogramos y medio en nueve meses y que estaba procurando perder otros 11 y medio más.

Artur A. Stele, un vicepresidente de la iglesia mundial, alentó a sus compañeros dirigentes a seguir adelante, al explicar que él descubrió en un viaje a la tierra de su niñez, Uzbekistán, que las papilas gustativas de las personas pueden cambiar con el tiempo.

 

Diapositiva mostrando buenos hábitos de alimentación, presentada en la sesión sobre control de peso por Katia Reinert, directora asociada de ministerio de salud de la iglesia mundial, en la Cumbre Mundial de Liderazgo, en Montego Bay, Jamaica, el 7 de febrero de 2019. Imagen por Andrew McChesney, Adventist Mission

“Crecí consumiendo todo tipo de alimentos no saludables”, dijo. “Pensé que iba a disfrutar de algunos de los alimentos favoritos de mi niñez. Apenas tomé un bocado y estuve casi a punto de vomitar”.

La reunión cumbre, con el lema “Plenitud en Cristo: Visión Misionera en Acción”, dio comienzo a las 6:30 a.m., el 3 de febrero, con dirigentes y sus cónyuges haciendo fila para someterse a exámenes para medición del azúcar en la sangre y del colesterol, en una sala de conferencias del hotel. La reunión concluyó el 10 de febrero con un examen médico final para evaluar cambios en la salud de los asistentes, seguido de un servicio de adoración y palabras finales por parte de los organizadores de la cumbre.

Llamado al vegetarianismo total

El presidente Wilson les rogó a los asistentes cuya dieta incluía el consumo de carne, que consideraran el adoptar la dieta totalmente vegetariana demostrada durante la reunión cumbre. Del libro de Elena G. White, Consejos sobre el Régimen Alimenticio, leyó entonces la siguiente cita: “Que ninguno de nuestros ministros presente un ejemplo malo en el consumo de carne. Vivan ellos y sus familias a la altura de la reforma pro salud. No animalicen nuestros pastores su propia naturaleza y la naturaleza de sus hijos” (p. 478).

Aunque hizo notar que la abstención del consumo de carne no es una condición para ser parte de la membresía de la iglesia, el presidente Wilson continuó leyendo: “¿Quiere cualquiera de los que son ministros del Evangelio y que proclaman la verdad más solemne que haya sido dada a los mortales, dar el ejemplo de volver a las ollas de Egipto? ¿Quieren los que son sostenidos por el diezmo de la tesorería de Dios permitir que la gula envenene la corriente vital que fluye por sus venas? ¿Harán caso omiso de la luz y las amonestaciones que Dios les ha dado? La salud del cuerpo debe considerarse como esencial para el crecimiento en la gracia y la adquisición de un carácter templado” (p. 484).

Durante la reunión cumbre, Peter N. Landless, director de ministerio de salud de la iglesia mundial, expresó también su deseo de que los miembros de la iglesia se abstuvieran de consumir carne.

“Mi oración es que podamos lograr que la iglesia se aleje del consumo de carne, porque sabemos que es el camino más saludable a seguir”, dijo el 7 de febrero.

Y en un llamado directo a los dirigentes de la iglesia, incluyéndose él mismo, añadió: “Nuestro salario procede del dinero del diezmo. Nunca olvidemos eso. Lo que hacemos y la forma como vivimos debe reflejar esa responsabilidad”.

Aquellas personas que practican una dieta totalmente vegetariana, así como aquellas cuya dieta es lacto- ovo- vegetariana, deben tomar también vitamina B12, especialmente al avanzar en edad, dijo. Tal vez necesiten también suplementar vitamina D y calcio al practicar dietas totalmente vegetarianas. Además,  los  lacto- ovo vegetarianos deben usar los huevos y productos lácteos con moderación y más bien como condimento. Estas precauciones están a tono con el Reglamento Operativo de la Asociación General, que recomienda una dieta vegetariana bien balanceada.

Planificación del menú en eventos de la iglesia

En sus últimas observaciones, el presidente Wilson sugirió que aquellos que organizan eventos patrocinados por la iglesia, limiten sus opciones al planificar el menú, a alimentos de origen vegetal.

“¿Por qué habríamos de gastar dinero del diezmo para que las personas coman aquello por lo cual no abogamos ni defendemos?”, dijo.

Expresó también su preocupación acerca de que el consumo de cafeína se ha convertido en algo muy común en la iglesia. Elena G. White describió a la cafeína como un veneno y su uso como un pecado.

“Instemos a la gente a alejarse de la cafeína”, dijo el presidente Wilson. “Tengamos confianza en las instrucciones que Dios nos ha dado en cuanto a la forma como debemos vivir”.

Abriendo la Biblia en 1 Corintios 10:31, leyó lo siguiente: “En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios”.  Y citando de 1 Corintios 6:19, dijo: “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo…?”

“No estoy diciendo que se vuelvan fanáticos”, dijo. “Simplemente les estoy presentando una idea. ¿Por qué no ser quienes marcamos el camino? Debemos movilizarnos en esto en forma cuidadosa y equilibrada, ayudando a la gente a ver hacia el cuadro completo”.

El presidente Wilson, quien juntamente con otros dirigentes condujo reuniones de evangelización al margen de las reuniones del concilio, recordó haber escuchado un comentario inusual por parte de Glen Samuels, presidente de la Asociación Occidental de Jamaica, de la Iglesia Adventista, cuyo territorio incluye Montego Bay.

“Dijo el presidente Samuels: ‘No me voy a morir hasta que esté muerto’”,  recordó el Pastor Wilson.

Volviéndose a los dirigentes de la iglesia, les dijo: “Los animo a que, como dijo Jesús en Juan 10:10, ‘tengan vida y la tengan en abundancia’. No mueran antes de que estén muertos. No se den por vencidos. Simplemente sigan moviéndose hacia adelante”.


Leave a Comment